Me viene muy bien leerte. Me acabo de gastar una pasta en unas bailarinas rojas de una marca catalana. Me enamore y yo tb soy de pues delicadisimos y de la opinión de que los pies no se tocan pero he tenido remordimiento de conciencia durante una semana ayyyyyyy. Qué duro es ser pobre y tener gustos caros…….!

Responder